Por Germán C. Garavano, Héctor M. Chayer, Carlos A. Cambellotti y Milena Ricci

Publicado en El Derecho, 3 de septiembre de 1999, Año XXXVII, Nº 9828.

La crisis crónica que viene padeciendo la justicia argentina mantiene vigente el tema de la reforma judicial, introducido ahora en la agenda pública desde una perspectiva auspiciosa. Años de reformas parciales han mostrado su fracaso, desarticulando la ya obsoleta distribución del trabajo judicial1 . Se está imponiendo, con fuerza, la idea de que sólo una reforma integral del sistema podrá solucionar los males endémicos que la aquejan. Existe además un cierto consenso en los objetivos de la reforma judicial: básicamente, se busca una mayor eficiencia del sistema, seguido por la búsqueda de celeridad y descongestión. 2 En este marco por primera vez se cuenta con un Plan Nacional de Reforma Judicial3 producido desde el Ministerio de Justicia de la Nación que pretende marcar el camino para la solución de los diversos problemas que afectan a la justicia de un modo integral y postula como sus objetivos lograr una mayor inmediatez, eficiencia, calidad, y acceso a la justicia.

Continuar leyendo…

bajar el documento completo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s