FORES hace un nuevo llamado a la responsabilidad institucional de las autoridades de nuestro pa铆s.

Las recientes declaraciones del Presidente de la Naci贸n manifestando su impotencia por 鈥渓a autonom铆a鈥 del Poder Judicial, describiendo a la Corte Suprema como 鈥渦n tribunal muy poco calificado socialmente鈥, y sosteniendo que es 鈥渕uy dif铆cil hacer una mejor democracia y una Rep煤blica m谩s s贸lida con jueces que acuden en socorro de sus mandantes pol铆ticos o corporativos鈥, al ser de quien, por elecci贸n democr谩tica, administra los destinos del pa铆s, solamente contribuyen a profundizar la crisis institucional que padece la Naci贸n como consecuencia del propio accionar de los poderes del Estado.

Sumado a lo expuesto por el Presidente de la Naci贸n, la Ministra de Justicia, de modo absolutamente desencajado, ha puesto en duda 鈥渆l sentido de Justicia鈥 en el territorio nacional, sosteniendo que 鈥渉ubo jueces que acordaban y preanunciaban sus fallos con el Presidente de entonces, que jugaban al tenis con 茅l mientras persegu铆an a sus opositores con argucias legales鈥. En el mismo sentido declar贸 que 鈥渜uienes gobernaron el pa铆s inmediatamente antes que nosotros, consolidaron una justicia que los protege y les evita el deber de rendir cuentas por sus inconductas p煤blicas鈥, afirmando que el juzgamiento de las estas causas, se encuentran en manos de los fiscales y jueces que 鈥渟e han asociado a los prop贸sitos de aquel gobierno鈥. Estas declaraciones han sido replicadas en redes por el Presidente de la Naci贸n, aval谩ndolas.

La afirmaci贸n acerca de la existencia de magistrados 鈥渕andatarios鈥 que acordaban sus fallos con el gobierno de turno, sin identificarlos, y mucho menos, denunciarlos ante el Consejo de la Magistratura por mal desempe帽o de sus funciones, tal cual es su obligaci贸n constitucional, solo pretende obtener r茅ditos pol铆ticos y profundizar la grave crisis que vive nuestro pa铆s, dividiendo a la sociedad.

Si el Presidente de la Naci贸n o la Ministra de Justicia tienen indicios de lo que se帽alan en sus declaraciones p煤blicas, entonces deben iniciar los procedimientos constitucionales para la remoci贸n y la eventual sanci贸n de los responsables.

Es necesario recordar, una vez m谩s, que el principio republicano exige un estricto respeto a la divisi贸n de poderes y, en particular, requiere la no intromisi贸n del Poder Ejecutivo y del Poder Legislativo en el ejercicio de la potestad judicial. Declaraciones como las efectuadas por el Presidente de la Naci贸n y por la Ministra de Justicia violentan estos principios.

Sumado a lo expuesto, y tal como si fuera objeto de un plan de obturaci贸n institucional, el ANSES -dependiente del mismo Poder Ejecutivo- ha dispuesto reglamentar el r茅gimen jubilatorio de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial y del Ministerio P煤blico de la Naci贸n, exigiendo la renuncia de aquellos jueces que tienen su jubilaci贸n otorgada (a煤n cuando no la perciban), bajo apercibimiento de darlas por deca铆das, procedimiento que carece de sustento legal, se entromete en tr谩mites en curso en otro organismo del Estado Nacional, y discrimina respecto de otros funcionarios, a quienes jam谩s se ha exigido comportamiento similar.

FORES advierte que estos hechos parecieran tener un 煤nico curso y objetivo: introducirse en la esfera de los otros poderes del Estado, para 煤nicamente provocar la ruptura del necesario dialogo institucional y llevar con ello a la confusi贸n ciudadana, afectando adem谩s la necesaria divisi贸n de poderes, principio esencial de la forma republicana de gobierno.

El correcto funcionamiento del sistema judicial solamente es posible si todos los actores institucionales de la Rep煤blica ejecutan su conducta conforme los preceptos que el constiuyente ha delineado. De lo contrario, 煤nicamente es esperable la confusi贸n institucional, escenario disruptivo que el Presidente de la Naci贸n tiene la obligaci贸n de evitar.

Alfredo M V铆tolo 鈥 Presidente Marcelo Gobbi – Secretario

Deja un comentario